A donde irían

marilyn

Y dime, a donde irían todas mis lagrimas, sino es a esconderse tras de tu saco azul,

cada vez que apareces a recordarme que me odias y me amas a la vez.

Al ser yo, la persona que mas odias en esta vida,

solo consigues colmar de ego mi sarcástica sonrisa

de saberme enterada de que me amas con demencial alma escurridiza.

 

Hay silencios

silencio

Hay silencios tan obscuros como esta noche gris en que te busco tan fría y distante como la niebla y hasta te llego a entender.

Nada fue tu culpa y aunque diste lo mejor, sentí que pudiste dar algo mas. Me duele el dolor que sentiste por años enteros pero me duele  mas aun, tu partida sin aquel ultimo abrazo callado, esos que te invitan a evitar lloriqueos innecesarios y dramas absurdos, esos abrazos en que el perdón se haya implícito, en donde solo sientes y te dejas llevar.

Te encontrare aun en mi turbia soledad cada vez que escudriñe el pasado y te encuentre como siempre inocente de todo y sin embargo culpable de nada.

 

El misterio del sobre

sobre

El día de ayer me encontré con el hijo del soldado que alguna vez le llevó mi encargo a mi amigo; Cedric, me cuenta que su padre falleció al año siguiente de la última vez que lo vi, le he confiado mi secreto y ha prometido aliviar mi tortura ayudándome a averiguar en donde se hayan aquellos sobres, pasado mañana lo veré, me retiro, me empiezan a dar escalofríos y a mi edad puede ser fatal.

Queridos amigos, aquí de nuevo, temo que el final para mí se acerca, descubrí algo que no debía, sé que había quedado de vernos nuevamente con el fin de mi historia, pero ya es tarde, la mujer de los cabellos helados ha venido a llevarme,  me espera en el sillón de mi cuarto, no debí haber leído los sobres que Cedric pudo encontrar en el cajón de su padre, aquella mujer, resultó pertenecer a las tinieblas más oscuras, hija del mismísimo ángel caído, pero el corazón, ese no lo tiene del todo negro, no señor, ella puede amar, se enamoró de mi amigo, hace más de cincuenta y seis años, por él se hizo mortal pero de tanto amar, murió y con su recuerdo él también se dejó morir, cuando aún no era su momento.

Si pueden leer este sobre de los cinco que ahora son, tres de mi amigo, uno del soldado que no venció la tentación de leerlos y este que dejo en un baúl, será porque me encuentro muerto y mi alma les ha pedido el favor de recuperarlos ya que es la única forma de liberar el espíritu de quien hace el encargo, tal como yo lo haré con el soldado, tal como él lo hizo con mi amigo y tal como lo hará conmigo el que lea este escrito.

Para ella

flor-dormida

Hermosa flor, te fuiste un confundido día de agosto y la lluvia ennegreció nuestra retina tempranamente mojada.

Te fuiste iluminada como siempre, radiante como el día, bella y dormida con el labio pintado de carmín, sonriendo en paz; Como si de un sueño hermoso se tratara la vida, nos brindaste tranquilidad en la intensa obscuridad de nuestra noche y entre las manos cruzadas, nos mostraste el motivo de tu inmensa fe.

Llena de flores blancas como tú, te dormiste sabiéndote bien amada, estuvieron todos presentes, desde los más chicos hasta los más grandes, desde tu madre, tus hermanos, tus hijos, tus nietos, tu pasado, tus anhelos, tus sueños, tus motivos, tu plenitud, tu amor.

Aún estas presente, todos lo sabemos, no te dejas ver, ya no lo permites, pero sigues aquí, junto a nosotros, te podemos sentir alumbrando el sendero de nuestro camino y nos esperas con amor y paciencia,  hasta aquel día en que acontezca para nosotros también la noche.

Te has convertido en un celoso y protector ángel guardián y aunque sabemos que desde donde estás nos cuidas y bendices todos los días, debemos confesarte, hermosa flor que te extrañamos hoy más que nunca y siempre para toda la vida.

Diana Hidalgo.

 

Inicio de próximo libro “Tu, mi ángel”

juju

 David ha desaparecido.

Hace días que no sé nada de él. La última conversación que mantuvimos no fue muy distinta de las anteriores, quizás tomamos un café extra u olvidamos poner mantequilla a nuestras tostadas, pero no ocurrió nada que pueda explicar su ausencia; De solo pensar en que le pudo haber sucedido me genera mucha angustia, ahora me encuentro en la misma mesa que solíamos ocupar, contemplando las mismas vitrinas, observando a la misma gente pasar, cumpliendo con exactitud, la misma rutina de siempre, pues bien; Ahora todos siguen pasando y entre tantos rostros confundidos no hallo ninguno que podría explicarme que ha sucedido con el.

Afuera, una mujer acapara mi atención, se detiene justo al frente de la puerta de entrada, observa su reloj, se encuentra algo nerviosa, lleva puesto un hermoso vestido color pastel y cabello recogido, el sol toca sus mejillas con suavidad y pienso que aquella imagen parece una postal; Por detrás un hombre nubla su visión con las manos, la sorprende, ella sonríe extasiada, voltea y sus miradas se confunden, se saludan y “cogidos de la mano” ingresan al mismo lugar en el que me encuentro ahora, debido a la cercanía de su mesa con la mía, logro escuchar que se han extrañado, me ilusiono con el cuadro que escenifican frente a mis ojos. en seguida y saliendo de mi letargo pienso que quizás podríamos haber sido David y yo, en algún otro momento o en algún otro universo paralelo.

Pido otro café con dos de azúcar, como siempre; Ahora con mirada retraída y casi en automático, repito el ejercicio de revisar por enésima vez el celular, en busca de algún mensaje o una llamada perdida e intento descifrar en mis recuerdos, cualquier señal que haya pasado por alto, pero no encuentro nada.

Suspiro, sintiendo un dolor físico y emocional en el pecho, de pensar en que no lo veré nunca más en mi vida; Todo este tiempo antes de su desaparición, ha existido una gran confianza entre nosotros, incluso he llegado a sentir que nos conocemos más tiempo del que realmente ha sucedido, como si nos conocieramos siglos enteros  y “a menos que sea mi imaginación”, compartíamos mucho más de lo que decíamos con simples palabras o gestos.

Mi mente evoca ahora su recuerdo una y otra vez y aunque he salido estos últimos días y he intentado distraerme, sigo volviendo al mismo punto, vuelvo a pensar en él; ¿Acaso será que me enamoré?

Joey, quien me ha seguido al café, cuando distraída dejé entreabierta la puerta principal de mi apartamento, se acerca a mí intentando descifrar lo que me está sucediendo y me mira con esos ojitos verdes, sabios, hermosos y llenos de misterio; Advierto en él, un ánimo de protección, aunque solo atina a ronronear intentando llamar mi atención, mientras enrolla la cola a mis brazos, como si de una caricia se tratara para calmarme. Una gota de lágrima cae sobre su pelaje, Joey sabe que sufro.

-David, ¿porque me has abandonado? – me gustaría preguntarle.

El amor empieza por nosotras

bx

Siento que algo está cambiando y eso me gusta, Estoy descubriendo lo maravillosa que soy. ¿Algún día podremos sentirnos seguras de decir esto sin sentirnos culpables o sin temor de caer en soberbias?

El amor empieza por nosotras

Las mujeres no somos conscientes de nuestro potencial, hemos estado tanto tiempo reprimidas a través de la historia que ahora que hemos ganado territorio, nos encontramos sueltas en plaza, habiendo perdido el norte, tratando de adoptar costumbres de los varones como estilo de vida, en nuestro afán de desear obtener la misma independencia que ellos parecen tener, pero no es suficiente, aun nos seguimos sintiendo vacías. Nos vemos inmersas en relaciones pasajeras o infelices porque aún no conquistamos totalmente nuestra autonomía, si las mujeres viviéramos de un modo más positivo, sin dependencias emocionales y sin intentar copiar todo lo que hacen los varones, cambiaríamos a la humanidad.

Muchas de nosotras hemos sido por siglos, las más grandes machistas del mundo, debemos empezar a cambiar las cosas, si queremos un mejor futuro para nuestros hijos. Aun no existen mujeres que exijan leyes en donde haya una igualdad no respaldada por un feminismo fanático ni de doble moral,  sino por el mero hecho del conocimiento de las verdaderas realidades y necesidades que las mujeres tenemos, sin victimizarnos y siendo conscientes de nuestra valía personal y nuestra implícita condición de ser humano, solo por poner un ejemplo, en el tema de la violencia, tema que es muy recurrente, es increíble cómo han mejorado las denuncias, debido a que hay una mayor promoción en saber qué hacer cuando suceden estas cosas, pero casi todas estas denuncias son provenientes del sector femenino  y nadie se fija en que los varones muchas veces sufren también de violencia por parte de una mujer, sin embargo han sido criados pensando que denunciar que su esposa les pega es un motivo de burla. Los hombres también sufren por el machismo y por el papel que nos han acostumbrado a creer, no existe el sexo débil, todos somos iguales.

Debemos animar a más mujeres a que se presenten a un cargo tan importante como el ser presidenta de una nación, debemos de dejar de tener miedo y dejar cosas solo para ellos, tomar las riendas de nuestra vida y no esperar que ellos se hagan cargo de nosotras, de nuestras necesidades de afecto, de amor e incluso de nuestra economía.

Las mujeres no se dan cuenta que las que buscan un amor constante y van de pareja en pareja, solo están demostrando que no tienen amor dentro y sienten que la otra persona debe complementar, muchas mujeres tienen una baja autoestima que se remonta a la infancia y a los patrones de vida que representaron nuestros padres, veíamos a una madre que se desvivía por atender al esposo, que se desesperaba si aparecía otra en la vida de él y para no perderlo se hacían de la vista gorda, pues bien, así hemos crecido y aprehendido como es una relación, es hora de romper paradigmas, dejar de victimizarnos, dejar de culpar a los hombres, nosotras podemos criar a nuestros hijos de distinta forma, todo está en nuestras manos.

Ya basta de decir que todos son iguales, somos nosotras las únicas que hemos dejado por siglos que tengan todo el poder de nosotras, de nuestros hijos y hasta de todo el mundo que conocemos.

Empecemos con el hermoso ejercicio de intentar ser felices con nosotras mismas un domingo por la tarde o dándonos un gustito solo porque queremos agradarnos a nosotras mismas, a nadie más. Que les parece si aunque sea solo por un día se ponen el mejor vestido, la mejor lencería, se ponen crema, se maquillan, usan esos hermosos tacones que guardan para ocasiones especiales y salen a cenar algo delicioso sin nadie más, sin necesidad de un hombre, por ultimo ni de una mujer, no es necesario que alguien vea lo hermosa que estas, lo único importante es que tú lo sientas para ti, que te agrades ese día, que te engrías, que te sientas maravillosa, porque lo eres.

Las mujeres hemos cargado con el peso de la humanidad por siglos. El tipo de relación que tienes es exactamente el reflejo de lo que fervientemente crees en ti. Deja de criticarte y de criticar a los demás, cada uno tiene su tiempo para avanzar, es hora de que tomes las riendas de tu vida y te responsabilices, la única dueña de tu felicidad eres tú.

El orden del caos

caos.jpgNo existe un orden natural para las cosas, es el caos lo que siempre saca lo mejor de nosotros, es antinatural que formemos parte de un sistema que nos obligue a cumplir roles predeterminados, no todos deberíamos seguir un orden, así como no a todos les gusta la música, no a todos les gusta la ciencia, no todos somos excelentes bailarines, no todas las mujeres quisieran ser madres, no todos los hombres deberían ser los jefes de familia, gracias a Dios existe la grandiosidad de personas felizmente raras ante nuestros ojos, distintas, diferente visión de la vida, diferentes gustos sexuales, diferentes miedos, muchos dirán que son locos, pero quizás son los locos, los únicos que se permiten ser todo lo que quieren realmente.

Si tan solo nos alienáramos sin poner resistencia alguna al sistema, estaríamos muertos en vida, hay muchos muertos en vida ahora mismo, que viven un eterno infierno interno, por eso, el dolor es terrible, te maltrata demasiado, te obliga a madurar, te exige que te encierres en un cascaron para que los demás no te duelan, para que nada te dañe, dejas de vivir con intensidad y mueres cada vez que haces algo solo por alegrar a alguien mas renunciando a ti mismo, pero mas insensible aun es no revelarse a las infinitas posibilidades que nos podría ofrecer esto llamado vida y nos conformemos con lo que alguna vez ciertas personas en la política o religión eligieron para nosotros, cuando uno lucha aun por sus sueños, cuando uno no se conforma, se genera la ansiedad y el caos interior, sufrimos, lloramos, reímos, tenemos esperanza y hasta componemos notas agradables por instantes llamados felicidad, solo por esos minutos vale la pena todo esfuerzo, solo por esos minutos que nos hacen sentir la certeza de que Dios existe.

Historia del desamor

imagenesdedesamorbonitas11

Se amaron a destiempo

El no se entregó a ella por completo, venía herido de fantasmas anteriores, ella en cambio se entregó en cuerpo y alma desde un inicio.

No fue suficiente, el tiempo y la rutina mezclados con la monotonía y pesadumbre pesaron mas, días, meses, quizás años.

Cuando el por fin la amó, ella ya estaba cansada, con apatía y sin luz, aún con todo se mantuvieron juntos pero ambos siguieron una lucha interminable de poder por ser el mejor, el que mas amaba, el que mas perdonaba, el que menos se equivocaba, pero nunca fue suficiente, discusiones, lagrimas, agonía, tempestad, el infierno.

Un día abatido nacido de un gran malentendido entendieron que para amar, se necesita encontrarse en la misma sintonía, los mismos tiempos, las mismas ganas, la misma sed de amor pero en el momento correcto.

Es por eso que por ahí andan sueltos muchos corazones rotos porque no aman al mismo unísono del otro.

Todo pasa y sí, un buen día alguien los amara de la misma forma, con las mismas ganas, la misma pasión, en el mismo tiempo y espacio, alma gemela, les dicen, hasta eso cuida tu corazón, una vez que lo dañen tendrás excusa para dañar, si no eres precavido, en estas distracciones no te darás cuenta a quien de verdad debías amar.

LIMA, Mi musa

Existen historias que nunca acaban y si acaso evolucionan, con los años se ponen más buenas, interesantes, tal cual pisco añejo. ¡porque el pisco es peruano! si señor.

Sucedían los años Sesenta, saliendo del teatro Colón, Rita, majestuosa suspiro limeño, exquisita piel ébano acompañada de aquel caballero de sombrero, se dejó conquistar con una flor de canela bajo el puente de los suspiros; Rita, mestiza pura cepa, luchadora, entereza de “coraje Moyano”, jamás perdió la gracia ante ninguna vicisitud de la vida, así era Rita mujer ejemplar, típica damita limeña.La Universidad en la Colonia e inicios de la Republica 1

Lima, cuando pienso en ti, pienso en Rita, deliciosa en sabores, cultura y tradición, musa inspiradora, mujeres como Rita enamoran, como enamorado estoy de ti. Lima querida.

 

Camila….Dedicado a una amiga <3

Camila intenta subir nuevamente por aquella escalera sombría, tiene miedo, sabe que encontrara a Redo, el monstruo gordo, ella no sabe su nombre realmente pero se lo ha puesto quizás para intentar tener menos temor.

Mientras va subiendo otro escalón más, siente mareos, tiene muchas ganas de vomitar, esta vez trae consigo su maletín con todo lo que necesita para enfrentar la batalla, espera correr con mayor suerte que la última vez, el aire está muy helado y parece susurrarle que el peligro se avecina, Camila lleva su cobijita rosada, esa que nunca jamás dejaría, esa que la acompaña desde que era una bebe y la hacía sentir segura en los brazos de mamita cuando al oído le cantaba las canciones de cuna más hermosas que ningún niño en esta tierra ha escuchado jamás.

Camila recuerda que es fuerte a pesar de todo, mamita le ha pedido que coma mucha carne y vegetales pues ha estado un poquito baja de peso, ella ha obedecido, adora hacer feliz a su madre aunque no le guste mucho hacerlo y hasta le cueste un poquito masticar la fruta.

Mientras sigue subiendo los peldaños, observa sus pies y ve que han crecido, ¡ya es una niña grande!, es más valiente, sabe que lo logrará pronto.

-¡Camilita Levántate!, ¡debemos ir a recoger tus exámenes!

-Mamita, NO, hoy iba a ganarle al monstro Redo, hoy iba a llegar a la cima de la escalera por fin.

Ya tendrás tiempo para eso hijita, tenemos muchas cosas por hacer, lo primero es sonreír, mira qué bonito el sol, abriré las cortinas para que veas que lindo está el jardín.

Suena el teléfono y Miriam, la mama de Camilita se escucha preocupada y le dice que debe ir primero a conversar con una amiga del banco que le hará un favor,  mientras ella se puede quedar con Lulú, la nana, pintando con crayones de colores.

Mamita, ¿puedo pintar todo lo que yo quiera?

Puedes ser todo lo que quieras y pintar todo lo que se te antoje hijita de mi vida.

Camila se queda en casa pintando el arcoíris y se imagina llegando a la cima de la escalera venciendo al temible Redo deslizándose en un tobogán de felicidad rodeada de helados y dulces que hace tiempo no ha podido probar.

Ya se va adentrando la noche y Camila está resuelta a seguir en la batalla, ese monstruo gordo no la vencerá, ella es una niña grande, ya tiene 8 años y su mamita le prometió que irán a conocer a los delfines en primavera cuando sea su cumpleaños número nueve y la doctora  Clarita lo permita, esta noche toca dormir en el hospital, es parte de la rutina.

Algo está saliendo mal, Camila está en el escalón del medio frente a frente al monstruo Redo, ya no tiene más miedo, pero él no la deja pasar, él quiere pisarle los dedos de los pies, Camila saca todas sus armas. En su maletín tiene vitaminas supe poderosas color rojo que la hacen ser invencible, ella las está tomando pero el monstruo se burla de ella, cuando él hace esto ella se siente débil y empieza a toser con fuerza, eso no le gusta porque le duele el pecho y le sale sangre. Hay voces que no la dejan concentrarse, son de mamita desesperada gritando a las enfermeras, mamita ruega que venga la doctora Clarita, Camila escucha pero no se deja perturbar, ella no puede perder el control, ella ama a su mamita y no quiere verla sufrir, su mamita no llora pero Camila sabe que sufre, recuerda que ella solo lloró aquella vez que a Camilita le tuvieron que quitar todo el cabello. Luego también ha llorado pero nunca delante de ella, por eso es valiente como mamita.

Camilita siempre ha querido conocer a su papi, sabe que se llama Juan, pero no pudo, él ha tenido que hacer un viaje lejos antes que ella, mamita Miriam le contó que papá Juan está en un lugar muy bonito, pero ella aun no puede ir allí hasta que sea viejita.

Papá Juan dejo una linda carta antes de irse:

Mi muy amada Camila,

Te amo con toda mi alma desde que supe que desde el tamaño de una semillita crecías en la barriguita de tu mamita Miriam, te amaré hasta el infinito de los días. Eres el milagro más lindo que papa Diosito me ha regalado, recuerda siempre ser una niña valiente, nunca estás sola, siempre estoy contigo aunque ya no me vayas a ver y si algún día tienes miedo piensa en mí, yo te ayudaré.

Pues bien dijo Camilita, empiezo a sentir miedo, el monstruo sigue burlándose de mí y no se deja vencer, me está pisando los pies a pesar de que ya soy una niña grande, tengo que cuidar de mamita que está llorando a pesar de que nunca lo hace, la doctora Clarita le dice a lo lejos a doña Miriam que no hay nada más que hacer.

Papito Juan ayúdame, no puedo hacerlo sola, debes ayudarme, ya sabes que mamita Miriam está sufriendo.

Del maletín de batalla de Camilita parece brillar una luz con más intensidad, ella encuentra una espada y sin dudarlo, porque ella es una niña grande y muy valiente se enfrenta a redo y le incrusta la espada en el zapato izquierdo, el ya no puede caminar, tampoco puede pisarle los pies, ella puede correr, corre los últimos peldaños de las escaleras sin mirar atrás, todo parece detenerse en microsegundos llenos de eternidad, llega al umbral de la luz consigue ver el rostro amable de su querido padre Juan quien le dice que está orgulloso de su niña valiente, la abraza y le pide que cuide mucho a su madre, acto seguido la lanza por el tobogán.

Es de día, Camila abre los ojos, mamita Miriam está llorando de felicidad, le dice que ya todo pasó y que está orgullosa de su valentía, que ya falta poco para primavera y que como lo prometido es deuda irán juntas a ver a los delfines mientras tomaran un merecido helado de fresa, Mamita Miriam ya no va a llorar.

Papito Juan es feliz viendo la escena mirando desde aquel umbral entre los peldaños y el tobogán de colores, esperando con paciencia el momento de la reunión con sus dos amores, ¡el tendrá toda la paciencia del mundo!hada-duende